Iluminar una casa… más complejo de lo que se cree

Iluminar una casa… más complejo de lo que se cree

Hoy, iluminar un espacio es más complejo que simplemente prender o apagar un foco, ya que los nuevos dispositivos de iluminación permiten desde manejar estados de ánimo en una habitación hasta obtener datos que pueden llevar a las autoridades de una ciudad a tomar mejores decisiones.

Por ejemplo, tener la iluminación adecuada en una oficina aumenta la productividad de los trabajadores o contar con la intensidad de luz correcta en el vestidor de un estadio ayuda a que un jugador se recupere más rápido durante el medio tiempo de un partido, explicó Pedro Martin, director general de Signify México, empresa holandesa que lleva varias décadas dedicándose al negocio de la iluminación.

“Hoy se pueden hacer cosas con la luz que antes no hacías” afirmó el ejecutivo.

Estamos en una era en la que la luz se convierte en un lenguaje inteligente a través de adelantos como el Internet de las Cosas”.

La iluminación hace ciudades más inteligentes

En las ciudades, las nuevas tecnologías de iluminación –como el LED– combinadas con el Internet de las Cosas, permitirán convertir cada luminaria del alumbrado público en un punto de recolección de datos que arrojaría información relevante para un gobierno.

“Si en una ciudad tienes 100,000 luminarias, ya tienes 100,000 puntos para recoger datos”, describió Martin.

“Por ejemplo, si le añades esta inteligencia a la iluminación, puedes automáticamente aumentar la luz en una calle cuando haya mucho tráfico o disminuirla cuando no transiten coches o personas en ella”, indicó.

Además, este tipo de tecnología ayuda a detectar cuando una luminaria falla y arreglarla de inmediato sin necesidad de esperar un reporte ciudadano o que varias cuadrillas de trabajadores recorran la ciudad.

Asimismo, la tecnología de una luminaria LED puede ayudar a medir cuánta gente circula durante el día en un área específica o qué tipo de actividad hay en una calle.

Esto, subrayó Martin, genera muchos ahorros para una ciudad porque, entre otras ventajas, se administra de manera remota, prácticamente desde cualquier dispositivo móvil, y se pueden adelantar decisiones para mejorar la vida de las personas.

Además, una luminaria con tecnología LED reduce mucho el gasto en electricidad y tiene una vida útil de 50,000 horas o más, por lo que una vez que la instalas, prácticamente no volverás a hacerle nada en 8 o 10 años”, aseguró.

“Este tipo de desarrollos son algo que se paga muy rápido, porque tiene un retorno sobre la inversión de dos o tres años”.

Para aplicar este tipo de adelantos en ciudades como la CDMX, solamente se necesita tomar la decisión de hacerlo y buscar los vehículos financieros para administrar esa inversión, destaca Martin.

Ya no se trata solamente de focos

En México, el mercado de luz interconectada es de 70 millones de dólares, mientras que a nivel mundial es de 6,000 millones, y se espera que para 2020 alcance el doble de este valor, revela Martin.

Lo que vendemos hoy quienes nos dedicamos a la iluminación ya no es simplemente un foco, sino un pedacito de electrónica”, explicó.

De acuerdo con el ejecutivo, en los próximos años, las personas descubrirán nuevas formas de usar la iluminación en sus casas, por lo que habrá adelantos importantes en esa materia.

“Comenzarás a manejar la iluminación en tu casa desde una app de tu celular en vez de un apagador en la pared”, concluyó Martin.

Share this post